Sin Ansiedad

Sobre mi

Me propuse vivir Sin Ansiedad y lo conseguí.

Durante siete largos años soñaba en volver a vivir sin ansiedad. Sufría Trastorno de Ansiedad Generalizada con crisis de pánico. Afortunadamente las crisis de pánico fueron pocas pero los efectos que la ansiedad produjo sobre mi carácter y mi comportamiento hicieron estragos hasta el punto, que tenía temor a hablar por teléfono. En mi caso sufrí fobia social, y a causa de una preocupación excesiva en todos los ámbitos de mi vida, precisaba tener todo bajo control y evidentemente no podía.

En un momento dado una amiga y colega muy querida me sugirió muy seriamente que buscase a un profesional porque ella sabía que vivir sin ansiedad estaba al alcance de mi mano. Vino como caída del cielo en un momento en el que estaba absolutamente desbordada y me dije… Ya basta Macarena! No quiero seguir viviendo así!

A partir de ese instante estaba preparada y firmemente decidida a vivir sin ansiedad. Lo puse como prioridad absoluta y me llené de coraje. En el camino tuve que hacer cambios de pensamiento y comportamiento. Aprendí a quererme y autovalorarme. Experimenté lo que es ver la vida y a los demás de forma amable. Aprendí a no ver miedos donde no los hay y muchas cosas más que hicieron que por fin me recuperase a mí misma y al fin pudiera mirarme al espejo y reconocerme de nuevo.

A partir de esto todos mis esfuerzos se centraron en conocer y estudiar las múltiples formas y manifestaciones de la ansiedad. También las terapias y técnicas para ayudar a conseguir que otras personas que la sufren puedan volver a disfrutar de sus vidas de forma autónoma y libre.

Conseguir que cada vez más personas puedan vivir sin ansiedad y que lo hagan mejor y más rápidamente que yo es mi motor de vida, mi pasión.

Esta fue y es mi gran motivación. Hay pocas cosas más gratificantes para mi que ver como personas que sufren. Sufren con ansiedad, agorafobia, crisis de pánico, pensamientos obsesivos… Personas que lo pasan realmente mal, muchas veces sin que nadie las entienda, vuelven a vivir sus vidas y lo que es más importante a disfrutarlas.

Porque hay mucho que disfrutar en esta vida. Personalmente disfruto viendo y sintiendo el mar ya esté ese día calmo o bravo. Disfruto viendo el cielo cada mañana. Me deleito caminando en el parque. Disfruto de los viajes, y con los primeros brotes primaverales. Disfruto con las risas de mis hijos. Gozo con las múltiples formas de amor del día a día, de los encuentros con mis amigas, del sonido de los niños en el parque de enfrente de casa. Disfruto mientras escribo y con una buena lectura…hay tantas cosas grandes y pequeñas que disfrutar y agradecer que no acabaría.

Y mi vida cambió

Y si… Mi vida cambió porque ahora y no antes sé valorar todo lo que la vida me da. Incluso en los malos momentos quiero ver y veo el aprendizaje que me aporta. Porque solo si has pasado por la oscuridad puedes saber lo que es la luz. Porque creo que las personas con ansiedad son especiales. Ya que la vida nos brinda una oportunidad para recorrer un camino hacia el autoconocimiento que los demás ignoran. Si, es cierto que primero nuestro cuerpo y nuestra mente se alteran. Si, es cierto que lo pasamos mal. Y si, es cierto que nos priva de libertad, pero el final del camino, si nos dejamos ayudar, hay para ti una vida plena y consciente.  

Ahora ayudo a otras maravillosas personas que como tú desean vivir sin ansiedad.

A lo largo de los años he ayudado a muchas personas a vivir sin ansiedad, a volver a disfrutar. A encontrar su propio camino.

Por eso individualizo las terapias que realizo con el claro objetivo de que sean la solución a tu ansiedad. Valorando ante todo el reencuentro contigo mism@ y con la vida, que te está esperando ahí mismo, con unas ganas locas de que tú seas la protagonista.

Si quieres empezar ya a afrontar tu ansiedad, suscríbete y consigue tu guía.

Si quieres hacerme una consulta personal haz clic aquí.

 

También te puede interesar