Sin Ansiedad

Control de la ira.

 

control de la iraEs posible que estés padeciendo un trastorno del control de la ira.

 

Si en algunas situaciones pierdes el control, te cuesta controlar tus reacciones y tienes conductas agresivas…

 

 

La ira es una emoción que tiene presencia en muchos de los procesos de nuestra vida. No en vano está presente en cualquier tipo de conflicto y puede ir desde una leve irritación hasta el odio más profundo.

Esta emoción aparece en situaciones en las que percibimos que:

Estamos siendo tratados injustamente.

Estamos siendo heridos en nuestro amor propio.

Cuando no alcanzamos una meta importante para nosotros.

Es la ira la que nos lleva a poner en marcha diferentes estrategias para solventar esta situación. Ya sea a través de la comunicación, de la asertividad o de otra serie de técnicas. Sin embargo hay personas que no desarrollan este conjunto de habilidades y proyectan su ira en forma de violencia, ya sea verbal o física, contra otros, contra objetos o contra ellos mismos.

Es en estos casos cuando la falta de control de la ira se hace presente.

¿Que es el trastorno del control de la ira?

El ataque de ira se puede definir como aquella conducta agresiva y violenta no premeditada y desproporcionada en relación ante cualquier provocación real o percibida. Son episodios breves más o menos frecuentes. En los que la persona pierde el control de su propia conducta. La ira produce una sensación de liberación momentánea aunque luego, va seguida de un sentimiento de profundo remordimiento.
Las consecuencias de este tipo de episodios de ira derivan en problemas con amigos, pareja o familiares, pudiendo llegar a generar conflicto en las áreas laborales y personales.

De ahí la importancia de gestionar adecuadamente el control de la ira ya que afecta directamente las relaciones sociales pudiendo derivar en problemas mayores.

La terapia del control de la ira

La terapia en estos casos, está centrada en el reconocimiento de los impulsos de ira para aumentar el nivel de conciencia de los mismos. También se trabaja en el control de los pensamientos que mantienen la ira. Así como la gestión del estrés emocional que acompaña a cada episodio. Es importante el desarrollo de las técnicas y estrategias adecuadas para la resolución de cualquier conflicto.

Así la asertividad y la reestructuración cognitiva son dos de las líneas que se trabajan más intensamente en este tipo de trastornos.

¿Tienes dudas? ¿Te gustaría despejarlas? Ya sabes que es mejor preguntar que dejar que tu mente de vueltas sin llegar a ninguna conclusión.

Haz tu consulta gratuita.

También te puede interesar