Sin Ansiedad

Ansiedad. ¿Un peligro para mi salud?

Hola de nuevo!

En este post podrás conocer los efectos que la ansiedad puede producir en tu organismo y en tu mente.

Las consecuencias de la ansiedad producen efectos tanto  psicológicos como físicos. Así muchos de los síntomas que experimentas pueden ser causados por el mismo estado de ansiedad y hay que estar alerta ya que pueden influir negativamente en tu calidad de vida y exagerar tu percepción del problema. Un problema que es claramente psicológico.

Todo el mundo puede tener ansiedad de vez en cuando, pero la ansiedad crónica puede tener efectos negativos  con los que es difícil convivir.

A nadie le gusta experimentar ataques de estrés o de ansiedad. Cuando esto ocurre de forma crónica, su impacto puede llegar a ser un peligro para la salud.

Sigue leyendo si quieres descubrir cómo la ansiedad puede cambiar tu cuerpo, ya sea mediante una reacción inmediata al estrés o a través de una larga batalla como es la ansiedad.

1-Debilita el sistema inmune

La ansiedad puede desencadenar la respuesta de lucha o huida, liberando químicos y hormonas -como la adrenalina- en tu organismo.

A corto plazo, eso aumentará tu pulso y tu tasa cardíaca para que tu cerebro pueda obtener más oxígeno.

Sin embargo, si te sientes ansioso o estresado repetidamente, o si dura demasiado tiempo, tu cuerpo no recibe la señal para volver al funcionamiento normal.

Eso puede debilitar tu sistema inmune, dejándolo vulnerable a las infecciones virales.

 

2-Daños en sistema digestivo y excretor

Tu sistema digestivo y sistema excretor también sufren. De acuerdo a la Harvard Medical School, podría haber una conexión entre trastornos de ansiedad y el desarrollo del síndrome del intestino irritable.

Este síndrome puede provocar vómitos, nauseas o diarreas. En esta clase de síndromes estomacales, los nervios que regulan la digestión son hipersensibles a la estimulación.

Debido a que estas condiciones no producen lesiones como ulceras o tumores no se considera que amenazan a la vida, aunque sus síntomas (dolor abdominal, nauseas, diarrea, vómitos) pueden ser crónicos y difíciles de tolerar.

 

3-Pérdida de memoria a corto plazo

Aunque parezcan que no están relacionados, la pérdida de memoria es un síntoma muy real de la ansiedad. La principal causa de la pérdida de memoria es una hormona llamada cortisol.

Numerosos estudios han confirmado que esta hormona contribuye a la pérdida de memoria, especialmente la memoria a corto plazo, ya que actúa como una toxina para las células cerebrales.

Cuanto más trates con la ansiedad, más cortisol tendrás en tu sistema, y más probabilidades tendrás de continuar con la pérdida de memoria en el futuro.

 

4-Reacciones físicas variadas

La preocupación crónica y el estrés emocional pueden desencadenar varios problemas de salud.

El problema ocurre cuando se da la preocupación o ansiedad excesivas. La respuesta de lucha provoca que el sistema nervioso simpático libere hormonas del estrés como el cortisol.

Estas hormonas pueden aumentar los niveles de azúcar en sangre y los triglicéridos (grasas). Estas hormonas también pueden provocar reacciones físicas como:

Mareos

Fatiga

Dolores de cabeza

Boca seca

Incapacidad de concentrarse

Ritmo cardíaco acelerado

Tensión muscular

Transpiración

Respiración rápida

Irritabilidad

Temblores y espasmos

Nauseas.

 

5-Ataques al corazón

Los trastornos de ansiedad también se han relacionado con el desarrollo de problemas del corazón y con eventos coronarios en personas que ya tienen problemas del corazón.

Si no te han diagnosticado problemas de corazón no tienes de que preocuparte ¿ok?

 

Consecuencias psicológicas de la ansiedad

Si las consecuencias físicas de la ansiedad asustan, las psicológicas pueden llegar a ser aún más graves. Síntomas como la inseguridad y el temor pueden llevarnos a una situación de aislamiento social, a recluirnos en casa paralizadas por el miedo.

La ansiedad también puede llevarnos a padecer otros trastornos psicológicos, otros tipos de trastornos de ansiedad, menos habituales que la ansiedad generalizada, como el trastorno obsesivo compulsivo, el trastorno de pánico o las fobias. Todo ello con grave riesgo de afectar a nuestra vida social, laboral y familiar.

Esta ruptura con la sociedad, con el entorno más cercano y con una mismo nos lleva a una de las consecuencias más frecuentes de los trastornos de ansiedad, que son las adicciones. Drogas, alcohol o cualquier otro medio que nos permita evadirnos por un segundo de la ansiedad pero que siempre acaba empeorando el problema.

Después de leer todo esto creo que vale la pena tomarse en serio el trastorno de ansiedad que, si bien no es una enfermedad, sí que puede afectar y afecta a nuestra salud física y psicológica.

La ansiedad es un trastorno con el que no es obligatorio convivir.

La ansiedad tiene solución y en tus manos está ponerte manos a la obra.

Espero tus comentarios!

P.D Si quieres que toque algun tema en particular con mucho gusto le dedicaré un post.

Besossss

Macarena

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.