Sin Ansiedad

¿Que es la ansiedad generalizada? Síntomas y tratamiento

 

ansiedad-gralEs posible que estés padeciendo un trastorno de ansiedad generalizada si: te preocupas en exceso y frecuentemente por multitud de cosas, situaciones y eventos, incluso por cosas pequeñas y estas preocupaciones te sumergen en un estado de tensión y ansiedad

¿Qué es la ansiedad generalizada?

La ansiedad generalizada se caracteriza por un patrón de preocupación constante focalizado en algún tema en particular, en varios o incluso una preocupación por casi todos los acontecimientos de la vida. Se teme que pueda ocurrir algo catastrófico aunque exista una baja probabilidad de que así sea.

Entre los síntomas más característicos de este trastorno se encuentran las dificultades para concentrarse; mantener la mente en blanco, tensión y/o irritabilidad, problemas para conciliar el sueño o mantenerlo, dolores de cabeza, musculares, inquietud, impaciencia, fatiga etc…

Esto lleva a la persona a vivir en un estado de tensión y angustia permanente, donde vive muchos sucesos cotidianos como verdaderos peligros y amenazas que afectan a diferentes áreas de su vida, como es el ámbito, familiar, laboral, de pareja o de relaciones sociales.

Síntomas del tratorno de ansiedad generalizada (TAG)

Según el DSM-V

Siguiendo los criterios diagnósticos para el TAG del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V), la ansiedad y preocupación se asocian a tres (o más) de los seis síntomas siguientes en caso de los adultos

  • Agitaciín, Inquietud
  • Fatiga
  • Dificultades en la concentración 
  • Irritabilidad
  • Tensión muscular
  • Trastornos del sueño; conciliarlo, mantenerlo, sueño sin descanso.

Además, la ansiedad o los síntomas físicos provocan malestar clínicamente significativo, deterioro en las áreas sociales, laborales, así como otras importantes del funcionamiento vital diario.

Según el criterio del CIE-10 (Organización Mundial de la Salud, OMS)

Además, exige la presencia de los siguientes 22 síntomas de los cuales, al menos uno, debe pertenecer al primer grupo.

  • Síntomas autónomos: palpitaciones o taquicardia, sudoración, temblor o sacudidas, sequedad de boca (no debida a medicación o deshidratación).
  • Síntomas generales: sofocos o escalofríos; aturdimiento o sensaciones de hormigueo; tensión, dolores o molestias musculares; inquietud o incapacidad para relajarse; sentimiento de estar al límite o bajo presión, o de tensión mental; sensación de nudo en la garganta o dificultad para tragar.
  • Relacionados con el estado mental: sensación de mareo, inestabilidad o desvanecimiento; desrealización o despersonalización; miedo a perder el control, a volverse loco o a perder la conciencia; miedo a morir
  • Relacionados con pecho y abdomen: Es aquí donde se focalizan muchos de los síntomas de la ansiedad como por ejemplo: dificultad para respirar, sensación de ahogo, dolor o malestar en el pecho, náuseas o malestar abdominal.
  • Otros síntomas no específicos: respuesta exagerada a pequeñas sorpresas, sobresaltos; dificultad para concentrarse así como las sensación de “mente en blanco”.  Debido a la la ansiedad propiamente dicha podemos encontrar también algunos de los siguientes síntomas; irritabilidad persistente, dificultad para conciliar el sueño…

La terapia

En este tipo de trastorno se enfoca principalmente a la reducción de estrés por medio de relajación. Por ejemplo, La respiración diafragmática ayuda al control de síntomas físicos y de pensamiento, de la misma manera que más tarde se implementan otras técnicas que se enfocan también en este sentido ya que, son los pensamientos, los que sustentan la visión catastrofista de los acontecimientos vitales. Al mismo tiempo se incorporan al la vida y al pensamiento nuevos aprendizajes más adaptados a la vida.

Los puntos básicos de la terapia para la ansiedad generalizada. 

Técnicas control de la activación: Lo que más se utiliza es entrenamiento en relajación muscular progresiva, aunque también se pueden aplicar técnicas en control de la respiración.

 Reestructuración cognitiva : Es el foco principal del tratamiento, las exageraciones y catastrofizaciones de la persona que interpreta situaciones no peligrosas como catastróficas.

Exposición a las preocupaciones: Es necesario en el tratamiento del TAG, pero no es suficiente. Un problema es que no hay situaciones temidas y evitadas claras, pero podemos identificar los focos de atención de las preocupaciones.

  • Identificar 2 ó 3 áreas de preocupación y graduarlas de menos a más.
  • Entrenar en imaginación utilizando escenas agradables.
  • Evocar preocupación incluyendo las peores consecuencias durante unos 25 minutos hasta que la ansiedad vaya disminuyendo significativamente.
  • Generar alternativas a la peor consecuencia.
  • Impedir conductas evitación y confirmación.

Entrenamiento en solución de problemas: Esta técnica se usa con situaciones que sí tienen cierta probabilidad de ocurrir. En este caso normalmente, no quiere decir que el sujeto no tenga habilidades para la solución de problemas, sino que la dificultad está en la orientación del problema.

Prevención conductas de preocupación: sería conveniente utilizarla junto con el entrenamiento en solución de problemas.

Organización del tiempo: en estos casos los sujetos se sienten abrumados con sus ocupaciones y no saben como organizarse.

Desde luego, todas las terapias son personalizadas y  estos puntos básicos se amplían y adaptan a la problemática que cada persona trae a consulta.

Ponte en contacto conmigo a través del formulario y no te quedes con las dudas.

Finalmente ya sabes… es mejor preguntar que dejar a tu mente dar vueltas sin llegar a ninguna conclusión.

Haz tu consulta gratuita.

También pueden interesarte alguno de los siguientes artículos:

También te puede interesar