Sin Ansiedad

Ansiedad, esencia y felicidad. Tres conceptos en guerra.

1-06-15-8Este no es un post corriente, no os doy tres técnicas ni siete maneras ni os doy siquiera un recurso a poner en práctica. Este es un post conceptual.

He de deciros que este escrito ha sido particularmente difícil. En él quiero expresaros conceptos que van muy ligados cuando trato la ansiedad. No son verdades absolutas y entiendo que cada un@ puede hacer o tener su propia interpretación. Puede que en mi afán de resumir lo que pienso en tan pocas líneas me haya dejado alguna cosa…seguro que es así. En todo caso siempre podéis dejar comentarios que responderé con gusto.

Vamos allá!!!

Me habéis leído muchas veces hablaros de nuestra “esencia”, de hecho sabéis que tengo un curso que trata sobre como volver a ella, porque la ansiedad es lo primero que nos arrebata. Bien…de hecho nos lo parece porque la ansiedad proviene de no estar conectados a ella, es la alarma que nos avisa cada vez con más insistencia de que lo que hacemos, la vida que llevamos, las creencias y valores que llevamos a la práctica…no se corresponde con nuestros verdaderos deseos, con aquello que nos define y nos es propio por naturaleza.  Es aquello que en otros momentos históricos o culturales hubiésemos llamado alma y hoy llamamos psique. Psique que proviene del vocablo griego psyché con el que se designaba al alma humana.

Vivimos en una sociedad que niega la psique en gran medida. No se nos educa teniéndola en cuenta. El físico y la racionalidad son lo que cuentan y es cierto que existen en nosotr@s…pero la psique no puede resignarse a un papel secundario porque se resiste y se enfrenta con todas sus armas disponibles que son muchas….entre las más frecuentes está la ansiedad que resulta de la fractura evidente entre lo que hemos aprendido, la vida que llevamos a la práctica y lo que somos esencialmente. Y ¿ qué hace el sistema sanitario cuando esto sucede? Atiborrar nuestro cerebro de sustancias aturdidoras que nublan nuestro juicio…nuestro sano juicio a fin de que podamos seguir siendo hábiles, productivos y “felices”.

Pero ¿podemos ser felices representando un papel con el que no nos sentimos íntimamente identificados?

Pues NO, no podemos porque nuestra psique se rebela!!!

No podemos ser felices apartándonos de nuestra naturaleza espiritual, alma, psyché , esencia o como tengáis a bien llamar a esa parte de vosotr@s , no podemos ser felices si nos aferramos a lo que otros…., léase la educación en valores que nos impusieron con toda su buena intención mientras éramos niños y nosotros aceptamos porque no teníamos ni experiencia ni capacidad de respuesta, nos inculcaron como forma de ver el mundo y que hoy no encaja con la forma que tenéis de ver el vuestro.

No podemos ser felices si nos empeñamos en encajar en lo que nuestros mayores, nuestro entorno social, cultural y los anuncios de la tele nos inculcaron y nos inculcan cada día.

Nuestra infelicidad nace de la absurda separación que hay entre nuestra mente y nuestra esencia porque estamos trabajando solo con una parte de lo mucho que somos.

El trabajo en este sentido es doble; uno, darnos cuenta, tomar conciencia de aquello que nos atormenta y dos, más difícil en muchas ocasiones, saber qué es lo que queremos en realidad, porque aquello que “somos” ha sido tan mediatizado, condicionado y enterrado que muchas veces ni siquiera somos capaces de darnos cuenta…”la vida pasa y hacemos lo que tenemos que hacer, lo que se espera de nosotr@s…” ¿no es eso? …Pues va a ser que no.

Yo siempre pienso que las personas con ansiedad  sois especiales porque tenéis algo dentro que pugna por salir, por expresarse, por dar…y cada vez que la superáis  es  porque ya sois conscientes, os conocéis y podéis desarrollar todo vuestro potencial, porque tenéis las herramientas para ser felices, unas herramientas y recursos que teníais olvidados pero que siempre habéis llevado con vosotr@s sin ser plenamente conscientes.

Sé que me vais a tirar los trastos a la cabeza… jajjaja Pero toparse con la ansiedad ha hecho a muchas personas más conscientes y felices…porque la felicidad no se encuentra en la idiotez del come, caga (con perdón) y reprodúcete. La felicidad reside en el ser. Despojar el nuestro de la apariencia, la banalidad y la simple supervivencia mal entendida es una virtud, una oportunidad.

El problema aparente, la ansiedad, los síntomas de la ansiedad… no son “el problema” sino su expresión y ¿como se soluciona?… produciendo cambios, tomando conciencia…es todo un camino a recorrer que desemboca en una felicidad primordial no condicionada por lo feliz que crees hacer a los demás ni su aprobación, sino reconociéndote a ti mism@ en relación a tu mundo y a tus valores. 

La felicidad se construye cada día con nuestras acciones, con el disfrute de las cosas sencillas , con el enfrentarnos a los problemas o simplemente a lo que nos presenta la vida, de forma abierta y proactiva algo que a los ansiosos tan rígidos, os cuesta tanto afrontar.

Al final es un tema de actitud abierta, de reconocimiento de que la lógica del pensamiento no lo es todo… que tu pensamiento, tu supuesta racionalidad no solo eso sino que además te engaña, te suplanta, te inhibe, hace de ti un “no tú” sofisticado.

Cuando te “plantas” ante la ansiedad estás reconociendo de que tú, tu esencia, tu ser…va más allá, está por encima!!! Tanta racionalidad te sume en el error porque solo toma en cuenta una parte de ti.

Conste que no estoy hablando sobre problemas adaptativos de estrés sino de ansiedades que llevan ahí instaladas durante años, aprendiendo a responder de formas distintas y adaptándose a las circunstancias con los síntomas más variopintos… de esos que siempre te tocan en lo que más deseas, tu libertad; viajar, conducir, relacionarte, hablar en público, reaccionar sin ira, ser empático o sencillamente ser tu mismo.

La Felicidad es la puesta en marcha del reconocimiento de nuestra fuerza vital, de nuestra esencia o nuestra psyché. Somos felices cuando vivimos en concordancia con ella. Nos sentimos maravillosamente encajados en nosotros mismos solo cuando hacemos las cosas a nuestra manera, según nuestros propios valores y creencias.

Somos más allá de nuestros pensamientos, somos más allá de nuestros deseos por cumplir con los deberes familiares, sociales o culturales…somos más allá y muchas veces nos perdemos y he visto muchísimas personas fenomenales y válidas en lo profesional y personalmente que se quedan atascadas en un suceso o una interpretación de la realidad que no les hace felices….

Yo caí en la misma trampa no os creáis…soy una persona igual que tod@s y cada un@ de vosotr@s y me perdí durante años…y por tanto entiendo que todo el mundo puede perderse y también, que puede encontrarse.

El resurgir está en el convencimiento de que tú te mereces ser feliz según tus propias creencias y ponerlas en práctica.

Os dejo unas frases que pueden serviros de inspiración: 

“La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos.”

Henry Van Dyke (1852-1933) Escritor estadounidense.

“Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias.”

John Locke (1632-1704) Filósofo inglés.

“¿Qué hace falta para ser feliz? Un poco de cielo azul encima de nuestras cabezas, un vientecillo tibio, la paz del espíritu.”

André Maurois (1885-1967) Novelista y ensayista francés.

“Recordad que el secreto de la felicidad está en la libertad, y el secreto de la libertad, en el coraje.”

Tucídides (460 AC-396 AC) Historiador ateniense.

“¡La felicidad! No existe palabra con más acepciones; cada uno la entiende a su manera.”

Cecilia Bohl de Faber (1796-1879) Escritora española.

Supongo que este artículo os suscitará preguntas, sabéis que siempre son bienvenidas.

En este post os voy a pedir nada…ni que os suscribáis ni que lo compartáis aunque siempre viene bien. sólo os pido un minuto de relectura y reflexión en vuestro beneficio, porque esto es “la madre del cordero” aunque os parezca irreconocible de primeras. Leerlo 40 veces si hace falta y preguntarme cuanto queráis y si creéis oportuno compartirlo con aquellas personas que se encuentren en un dilema hacedlo. A veces las cosas son más fáciles de lo que parecen….

Un abrazo!!!! (que siempre sienta estupendamente) a tod@s!!!

Macarena Mingorance

Psicóloga y coach.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.