Sin Ansiedad

Hipocondría

[vc_row][vc_column][vc_column_text]hipocondriaSi sientes una exagerada preocupación y miedo a tener, o la certeza de sufrir, una grave enfermedad, a partir de la interpretación personal de alguna sensación corporal o síntomas somáticos, provocando una preocupación reiterada y persistente a pesar de una exploración clínica positiva.

…Es posible que estés sufriendo hipocondría.

La hipocondría es un trastorno asociado a la ansiedad por la preocupación constante y desorbitada que se siente por la salud.
Matizar que una persona hipocondríaca no representa un estado de simulación, sino que verdaderamente presenta un fuerte estado de preocupación y miedo a padecer una enfermedad, por lo cual se debe tomar una actitud seria y responsable ante estos casos.

Algunos de sus síntomas son:

– Preocupación exagerada y continua por padecer diferentes enfermedades.

– Autobservación desmesurada de las funciones del cuerpo.

– Máxima atención a las posibles consecuencias negativas, descuidando las actitudes más saludables.

– Nerviosismo y ansiedad como consecuencia de la preocupación constante.

– Cambios bruscos en el estado de ánimo.

– Hablar constamente sobre las dolencias experimentadas y sus síntomas

– Buscar información habitualmente sobre los síntomas y las posibles enfermedades.

– Mayor frecuencia de visitas a médicos y especialistas.

– Observaciones obsesivas de las partes del cuerpo para comprobar su funcionamiento.

– Descuidar actividades cotidianas referentes a la salud, relaciones sociales, laborales y familiares.

– Centrar la atención en síntomas leves o imaginarios (dolor de cabeza, mareos…).

– Tomarse el pulso, la temperatura, la tensión arterial constantemente, incluso varias veces al día.

– Interpretación catastrófica de cualquier pequeña herida, tos ocasional…

– Los propios pensamientos negativos pueden acarrear síntomas físicos como taquicardias, sudores, temblores..

Para disminuir, controlar y modificar los niveles de preocupación y miedo que se vinculan a la hipocondría se utilizan terapias cognitivo-conductual, técnicas que trabajan la restauración de las creencias sobre la salud y la enfermedad. Igualmente se llevan a cabo ejercicios de relajación, respiración y meditación, estas técnicas producen una agradable sensación de bienestar de manera natural, reducen el nivel de preocupación, modifican los pensamientos negativos en positivos y ayudan a centrar la atención sobre la salud desde un punto de vista realista.

 [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_cta h2=”¿Tienes dudas? ¿Te gustaría despejarlas?” txt_align=”center” shape=”square” style=”flat” color=”grey” add_button=”bottom” btn_title=”Haz clic aquí. Te espero!” btn_color=”info” btn_size=”lg” btn_align=”center” add_icon=”bottom” i_icon_fontawesome=”fa fa-envelope” i_color=”black” btn_link=”url:http%3A%2F%2Fsinansiedad.es%2Fcontacto%2F||target:%20_blank” btn_button_block=”true” btn_add_icon=”true” i_on_border=”true” i_link=”url:http%3A%2F%2Fsinansiedad.es%2Fcontacto%2F||target:%20_blank”]Ponte en contacto conmigo a través del formulario, no te quedes con las dudas. Ya sabes que es mejor preguntar que dejar que tu mente de vueltas sin llegar a ninguna conclusión.[/vc_cta][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.